¿Hasta donde llega la libertad de expresión en Twitter?

0

¿Hasta donde puede llegar una broma en Twitter?… ¿Hacemos un buen uso de Twitter a la hora de criticar al adversario?… ¿Es Twitter un reflejo de lo que somos?… ¿Hay demasiada… libertad de expresión en Twitter?

No es la primera vez que ocurre.

Se investiga a una persona –que se hizo famoso de la noche a la mañana– y se le sacan sus tuits antiguos.

Tuits antiguos donde con la justa libertad de expresión en Twitter, una persona gastó bromas, contó chistes, tuiteó gilipolleces (como uno más) mientras no era famoso; hasta volverse famoso y tener que llegar a borrar su cuenta de Twitter.

Muchas veces escribimos en Twitter como si nadie nos fuera a leer. Escribimos lo primero que se nos pasa por la cabeza como si estuviéramos hablando con un amigo en la barra de un bar. Se nos “va la pinza”. Nos creemos que estamos hablando para dos y no para veinticinco mil.

Y esto es lo que le ha pasado al ex-futuro Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata. Que se debe en estos momentos de estar cagando en Twitter y de quien lo inventó.

En el pasado estuvo inapropiado con sus chistes en Twitter. No sabía “lo que iban a dar de sí” sus bromas en Twitter.

Son situaciones donde somos nosotros mismos y nos “salta” nuestro ser sin esperar que una ingente multitud de personas en España nos lea. Hablamos para uno o dos amigos.

Hablamos y nos expresamos pensando que tenemos el micrófono cerrado…

…como le pasó a Esperanza Aguirre, al Presidente del Congreso y a tantos otros más, que se creían que nadie les escuchaba. Que nadie les iba a leer.

Pero ninguno de ellos actuó con mala leche, o al menos así quiero pensarlo; ninguno se escudó en el anonimato de una imagen que no es la suya y habló con la serena tranquilidad que produce estar hablando con un conocido.

¿Nunca un amigo te contó un chiste xenófogo o racista?… si sois los dos de la misma raza y nunca tuvísteis problemas en este sentido, seguro que sí. Nos gusta reirnos de lo ajeno, del dolor ajeno y de lo que le jode al otro.

Y ese es el problema…

Hay gente que tiene una cuenta personal en Twitter y se dedica a hablar para los amigos… eso es de gilipollas.

Y cierto es, que más por gilipollas que por inapropiado o xenófogo, un político debe de dejar su cargo si cuando era un completo desconocido se dedicó a tuitear gilipolleces.

No está la cosa como para colocar a gilipollas en cargos públicos.

¿Puede haber gilipollas en los partidos políticos? Por supuesto. Pero no ocupando cargos públicos. Como simpatizantes y afiliados debe de haber miles en cada partido, estoy seguro.

¿Es correcto que Guillermo Zapata renuncie a su puesto de Concejal de Cultura?

Sinceramente, creo que lo que realmente jodió del tema no fueron precisamente sus tuits… había que buscar una excusa y cualquier cosa para que la red social “ardiera” y pidiera la primera dimisión a los pocos días de formar gobierno en una alcaldía liderada por Podemos…

Pero abrir un linea de renuncias y dimisiones en España no esta mal.

En este país, por sus actos y por sus hechos no renuncia nadie, es más, los hay como Bárcenas que incluso cuando salen de la cárcel quieren reingresar nuevamente a su puesto de tesorero del partido.

No estamos acostumbrados a la renuncia ni a la dimisión. Deberían de haber dimitido cientos y no lo han hecho.

Abrir en este sentido una linea donde, ya seas desde un gilipollas en Twitter hasta un senador corrupto que cobra comisiones, tengas que dimitir por tus actuaciones me parece una medida cuanto menos razonable. De poca costumbre.

Lo que en un principio nació (en un plató de televisión y en quince minutos) como una feroz crítica hacia una alcaldía de Podemos, Manuela Carmena en Madrid lo puede convertir en una actuación ejemplarizante para el resto de partidos.

Durante los cuatro últimos años, hemos estado acostumbrados a que solo se dimitía en este País si entrabas preso en Soto del Real. Y aun así los había que mientras el partido no se pronunciara en contra, mantenían el acta de senador o concejal.

Manuela en Madrid podría comenzar dando lecciones …con una dimisión. Nunca antes se había comenzado tan bien y de una manera tan ejemplarizante.

¿Cesarán a alguien más por sus declaraciones en algún otro partido?

¿Veremos más acciones ejemplares en este sentido?

* * *

Y ahora, si me escribes en un comentario tu opinión… ten por seguro 100% que te la publico…

¿Hasta donde llega la libertad de expresión en Twitter?
Vota este artículo
Comparte.

Escribe un comentario: